por Parroquia el 26 - octubre - 2011

“SALMODIA”

¿Qué son los Salmos?

Son un conjunto de ciento cincuenta oraciones que forman el libro de la Biblia llamado Salmos. La palabra salmo quiere decir oración cantada y acompañada por instrumentos musicales. El libro reúne una colección de oraciones del pueblo de Israel que aparecieron durante el período de más o menos seiscientos años.

Los salmos más antiguos fueron no solo rezados por las comunidades que vinieron después, sino, además, estudiados y adaptados a las situaciones que se vivieron en circunstancias diferentes. Más tarde fueron puestos por escrito y perfeccionados y llegaron a ser el principal libro de oración de todo el pueblo de Dios. Las primeras comunidades cristianas utilizaron frecuentemente este libro de oraciones y las reinterpretaron a la luz de la vida, misión, muerte y resurrección de Jesucristo. Por esto, el libro de los Salmos es el más citado en el Nuevo Testamento.

Los Salmos, pues, calaron muy hondo en la vida cristiana y, a través de los siglos, llegaron hasta nosotros. Hoy continúan siendo la oración por excelencia de todo el pueblo de Dios esparcido por el mundo.

Los Salmos son poesía. ¿Por qué? Porque por medio de la poesía los hombres manifiestan sus íntimos sentimientos (alegría, tristeza, anhelo, desánimo, queja, etc.). De este modo, las experiencias personales o de un pueblo se volvieron manifestación de experiencias de la comunidad cristiana, de otros pueblos e inclusive de toda la humanidad.

Como poesía, los Salmos están llenos de comparaciones, símbolos y figuras. Es la manera más elevada que una persona utiliza para expresar lo que siente y vive. Por ejemplo: para mostrar la ganancia y la violencia de los opresores, el salmista los compara al león que despedaza a la víctima (Sal. 7, 3); y, para decir que Dios toma la defensa del justo, lo describe como un guerrero que afila la espada, tiende el arco, prepara las armas mortíferas y dispone sus flechas incendiarias (Sal. 7,13-14).

Nosotros también, cuando algo nos toca íntimamente, no encontramos palabras para expresar esos sentimientos y acudimos a imágenes y comparaciones. Con frecuencia usamos expresiones fuertes para transmitir lo que nos sacude interiormente. Por ejemplo, para expresar que alguien se ha irritado, decimos: “Se ha vuelto una fiera”; cuando una persona nos ha perjudicado, decimos: “Es una víbora”; los padres para afirmar que quieren a sus hijos, declaran: “Adoro a mis hijos”, o “Mis hijos son los más hermosos”.

¿Son todos iguales?

El libro de los Salmos es semejante a un edificio de muchas habitaciones. Cada habitación tiene su llave, diferente de las otras. Para entrar en ellas es necesario tener y usar la llave adecuada. ¿Cuál? Se trata de conocer la situación vivida por la persona o el grupo de personas que ha motivado el salmo. Solo conociendo esa situación podremos entender por qué un salmo expresa una gran alegría, una perturbación profunda, un grito casi desesperado o una paz reconfortante.

Si vemos a alguien que lanza cohetes de artificio, conseguiremos participar de su alegría conociendo el motivo de su júbilo. Puede tratarse del nacimiento de un hijo o por haber conseguido que fuera repartida la tierra después de una lucha prolongada. Puede ser que se haya obtenido el agua potable, anhelada durante largos años, o terminado de pagar una deuda.

El que pronunció el salmo se encontraba en un estado especial que lo llevó a rezar expresando un determinado sentimiento. Si queremos que la oración del salmista se transforme en algo vital para nosotros, necesitamos conocer la situación vital que vivía en ese momento. Solo así la oración de nuestro hermano del pasado se volverá en oración que expresa nuestra experiencia del presente.

La experiencia personal del salmista viene transmitida a través del texto que llegó hasta nosotros. El texto es el puente que une nuestra experiencia con la de la persona que vivió siglos atrás. La situación del que rezó el salmo es la llave que nos puede abrir la puerta de cada modelo de salmo. Por lo tanto, los salmos no son todos iguales porque representan diversos géneros de situaciones.

 

Hay diversas clases de salmos

 

Algunos son llamados himnos. La nota distintiva de estos himnos es el reconocimiento del Dios vivo que obra en la historia y en la vida del pueblo.

Hay tres tipos de himnos

Los himnos de alabanza –H

Los salmos que proclaman la realeza del Señor -RS- (salmos 47; 93; 96; 97; 98; 99).

Y los cánticos de Sión -S-, es decir, los salmos cuyo tema central es la ciudad de Jerusalén, eje de la vida del pueblo (salmos 46; 48; 76; 84; 87; 122; 132).

La mayor parte del libro de los Salmos está formada por salmos personales y comunitarios, distribuidos en tres clases:

Salmos de súplica o de oración -SP y SC- que se eleva a Dios en el momento del sufrimiento o de la aflicción de una persona o de un grupo de personas.

Salmos de acción de gracias -AGP y AGC- en los cuales una persona, o el pueblo, reconocen una gracia concedida por Yavé.

      Salmos de confianza -CP y CC-. En estos alguien o toda la comunidad declara que Dios es el único amparo.

   Un reducido número son llamados Salmos reales o regios -R-, porque tienen como argumento la persona del rey y enseñan cómo la autoridad política tiene el mandato de liberar al pueblo de los enemigos y promover la justicia y el derecho (Salmos 2; 18; 20; 21; 45; 72; 89; 101; 110; 132; 144) .

    También hay un grupo de salmos llamados didácticos porque contienen reflexiones que enseñan a vivir de acuerdo con el proyecto de Dios.

En este grupo hay cuatro modelos de salmos:

Salmos litúrgicos -L- que señalan las celebraciones que se hacían en la puerta del templo de Jerusalén.

Salmos proféticos -P- porque recuerdan las exhortaciones, el estilo y los argumentos de los profetas (Salmos 14; 50; 52; 53; 75; 81; 95).

Salmos históricos -Hi- que narran la historia del pueblo como catequesis para la vida (Salmos 78; 105; 106).

Salmos sapienciales -Sa- que enseñan a reflexionar acerca de la experiencia y a aprender el camino de la vida (Salmos 1; 19, 8; 14; 37; 49; 73; 91; 112; 119; 127; 128; 133; 139).

 

Ver Magnificat          

Categorias: Noticias

Comentarios cerrados.

Ultimas noticias

24 HORAS PARA EL SEÑOR

24 HORAS PARA EL SEÑOR

En comunión con la Iglesia universal y siguiendo la propuesta del Papa Francisco, la Iglesia de San José de Almería permanecerá abierta 24 horas continuas para la adoración eucarística y la administración del Sacramento de la Penitencia. Esta actividad ha sido programada para que se realice los días 28 y 29 de marzo, concretamente desde […]

PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

El próximo domingo en la misa de la mañana tendrá lugar en nuestra Parroquia  la misa de la Presentación del Señor en el templo. Como viene siendo habitual, en el transcurso de la misma se bendecirán todos aquellos niños y mamás que asistan a la misma. Tras la celebración de la Santa misa procederemos al […]

Vigilia de Oración “Año de la Fé”

El próximo viernes día 22 de noviembre tendremos una Vigilia de oración en acción de gracias por el don de la Fé, con motivo de la clausura del “Año de la Fé”. La jornada dará comienzo a las 19´00 horas con el rezo del Santo rosario. A las 19´30 la Santa Misa y exposición del […]

Buscar en la Web

Enlaces directos